Being ok during the holidays- Estar bien durante las festividades

THE HOLIDAYS ARE A TIME OF FAMILY AND CELEBRATION, BUT STRESS AND DEPRESSION CAN COMPLICATE THE SEASON. THE HOLIDAY FESTIVITIES REQUIRE AN ENDLESS LIST OF TO-DOS: PARTIES, SHOPPING, COOKING, CLEANING, HOSTING, AMONG OTHERS.

 

Planning with time and seeking support can reduce stress or depression.

 

  • Recognize your feelings. If someone close to you has recently deceased or you can’t be with your loved ones, know its normal to feel sadness and mourning. You can’t be mad at yourself for these feelings just because it’s the holiday season.

 

  • Seek company. If you are feeling alone, go to community events, religious or social. They can offer the needed company.

 

  • Be real. Festivities don’t have to be perfect or identical to last year. Families grow and change, and so do traditions. Choose your most loved ones and make room for more!

 

  • Let bygones be bygones. Accept family and friends as they are, even if they don’t meet your expectations. Be flexible and understanding that some changes and the holiday season make others feel anxious too.

 

  • Stick to your budget. Before you start your dining out and shopping, choose how much you can spend and stick to it. An avalanche of gifts is not the key to happiness.

 

  • Plan ahead. Schedule-in shopping days, cooking days, and social events. Plan your menus!

 

  • Its ok to say NO. If you say yes when you feel like no, it will let you feeling overwhelmed and resentful. Friends and colleagues will understand if you don’t say yes to everything.

 

  • Don’t let go go healthy habits. Holidays is not an excuse to forget restraint. Sleep and healthy eating, are still important!

 

  • Take a breather. Go on a walk, rest for 15 minutes alone, get your needed recharge.

 

  • Get professional help if you need it. Despite your best efforts, you might still be feeling really sad or anxious. Its ok, seek help with your doctor, counselor, or loved one.

 

 

LOS DÍAS FESTIVOS SON UNA ÉPOCA DE CELEBRACIÓN Y FAMILIA, PERO EL ESTRÉS Y LA DEPRESIÓN PUEDEN COMPLICAR LA TEMPORADA. LOS DÍAS FESTIVOS REPRESENTAN UN SINFÍN DE REQUISITOS- FIESTAS, COMPRAS, COCINAR, LIMPIAR, Y ENTRETENER, ENTRE OTROS.

 

Planificar con tiempo y buscar apoyo pueden reducir el estrés o depresión.

 

  • Reconoce tus emociones. Si alguien cercano a ti ha muerto recientemente o no puedes estar con tus seres queridos, comprende que es normal sentir tristeza y duelo. No puedes obligarte a estar feliz sólo porque llegaron las festividades.  

 

  • Busca compañía. Si te sientes solo, busca eventos comunitarios, religiosos o sociales. Pueden ofrecer compañía necesaria.  

 

  • Se realista. Las festividades no tienen que ser perfectas o idénticas al año anterior. Las familias crecen y cambian, y las tradiciones y rituales cambian también. Escoge algunas con las que quedarte y deja espacio para nuevas.

 

  • Deja las diferencias de lado. Acepta a los familiares y amigos como son, incluso si no alcanzan tus expectativas. Deja de lado las tensiones para un momento más apropiado. También se comprensivo si alguien está molesto por algún cambio o diferencia. Hay la posibilidad que esa persona también esté sintiendo estrés o depresión propio de la época.

 

  • Apégate a tu presupuesto. Antes de ir a comprar regalos y comida, decide cuánto dinero puedes gastar. Luego, apégate a ese presupuesto. Una avalancha de regalos no es el secreto a la felicidad.

 

  • Planifica de adelantado. Agenda días de compra, cocina, visita de amigos y otras actividades. Planifica tus menús y haz tu lista de compras.

 

  • Aprende a decir que no. Decir que cuando quieres decir no te deja con resentimiento y abrumado. Amigos y colegas comprenderán si no participas en cada proyecto o actividad.

 

  • No abandone hábitos saludables. No dejes que los días festivos se conviertan en un todo-se-vale.  La salud sigue siendo importante!

 

  • Tómese un respiro. Haga tiempo para usted mismo. Pase 15 minutos a solas, sin distracciones cuando haga falta.

 

  • Busque ayuda profesional si la necesitas. A pesar de su mejor esfuerzo, puede encontrarse constantemente triste o ansioso. Si estos sentimientos continúan, hable con su doctor, consejero o ser querido.